Salud

Seis tips para no contagiarte de gripe en la oficina

Seis tips para no contagiarte de gripe en la oficina
Por: Dajhana Herrera

¿Quién no se ha enfermado en la oficina? El frío, la falta de mantenimiento de los ductos del aire acondicionado, uno o varios compañeros enfermos, las temporadas de lluvia, en fin… Todos ellos son factores que pueden ocasionar que tú también te enfermes. La gripe se transmite muy fácilmente, sobre todo si convives a diario con personas contagiadas del virus en un lugar pequeño o cerrado, como la oficina.

Aproximadamente, entre 10 % y 12 % de las enfermedades que se presentan en una oficina afectan las vías respiratorias, y, por supuesto, estas pueden ocasionar ausentismo laboral. Debes ser precavido, y no solo por esta razón, pues, en ocasiones, es conveniente guardar reposo, porque, aunque el malestar es transitorio, puede mantenerte en cama por unos cuantos días y ¿quién quiere eso? ¡Nadie!

Presta atención a las siguientes medidas que puedes aplicar para evitar enfermarte:

  1. Acostumbra a lavarte las manos. La mejor forma de tener tus manos lo más limpias posibles y deshacerte de los gérmenes es lavándolas con agua y jabón, aunque hay otras opciones como los geles de alcohol o antibacteriales que te ayudarán a disminuir las posibilidades de infección.
  2. Mantén limpia tu área de trabajo y los objetos que utilizas. Recuerda que la forma de transmisión de las enfermedades respiratorias de carácter viral es a través del contacto, secreciones, respiración, estornudos, tos. Hay muchos objetos en la oficina que son de uso común (la engrapadora, el mouse de la computadora, impresoras, computadoras, teclados, perillas de las puertas, etc.), por lo que es importante que trates de tenerlos siempre limpios, pues, si están contaminados, puedes contagiarte. En cuanto a los objetos personales, como los cubiertos, por ejemplo, son tuyos y es mejor no compartirlos, ya que hacerlo puede enfermarte.
  3.  ¡Abrígate! Hay oficinas donde la temperatura es muy baja, por lo que debes cubrirte. Puedes usar suéter y bufanda para cubrir tu garganta. Es recomendable pararte y caminar fuera de la oficina cada cierto tiempo, esto no solo te ayudará con la temperatura, sino también es un ejercicio que ayuda a tu circulación y a despejarte un poco, y, mientras tanto, puedes tomar una bebida caliente.
  4. Al toser o estornudar cubre tu boca, pero hazlo correctamente. No utilices tus manos, más bien cúbrete con pañuelos desechables o servilletas. También puedes utilizar tu antebrazo al nivel del codo; esta es la forma correcta de tapar tu boca.
  5. ¡Vacúnate! Aunque la vacunación no te cura 100% del virus de la influenza, como se conoce la gripe, tiene una alta tasa de protección. Es difícil que en una oficina, en la cual la mayoría de los trabajadores están vacunados, se presente un brote de gripe.
  6. Si te enfermas, toma reposo. Guardar reposo es necesario, no solo para lograr una rápida mejoría, sino para no contagiar a tus compañeros de trabajo. Los jefes deben respetar y hacer cumplir el reposo de los empleados, y tú debes permanecer en cama y seguir las indicaciones del médico. Tomar reposo no es salir de paseo a centros comerciales, a la playa o hacer alguna otra actividad; reposo significa descanso en cama.

En relación al aire acondicionado…

Las bajas temperaturas hacen que seas más propenso a desarrollar enfermedades respiratorias virales. La oficina debe ser un ambiente cómodo y agradable para todos, pues muchas veces pasas más tiempo allí que en tu propia casa. Lo cierto es que el aire debe estar a una temperatura que te permita trabajar con comodidad y no que te produzca la sensación permanente de estar dentro de un congelador. Por otra parte, las empresas deben considerar las normativas que especifican que los ductos de los aires acondicionados deben ser limpiados con cierta frecuencia (al menos dos veces al año), con el fin de evitar el depósito de partículas alérgenas o irritantes de las fosas nasales, las cuales pueden condicionar infecciones.

Al enfermarte es necesario que acudas al médico y no te automediques, porque es común la ingesta de antibióticos,sin saber si quiera si es una bacteria lo que produce el malestar Esto puede desarrollar resistencia bacteriana, es decir, que cuando realmente necesites antibiótico, no te hará efecto.

Come sano para que fortalezcas tu sistema inmunológico, y harás de tu cuerpo uno más resistente a las enfermedades. Reduce al mínimo tus posibilidades de enfermarte, sigue nuestras recomendaciones, y evita el malestar por gripe.